martes, 18 de junio de 2013

YO SOY TU PADRE

YO SOY TU PADRE
Por Diego Cárdenas

Hoy te vi por primera vez. Nunca pensé que aquello de que un aparecido le escarbara la entrepierna a tu mamita pudiera llegar a traerme tanta felicidad. Entre una mar de gris, negro y blanco, el monitor me mostró tu primera imagen. Según el doctor, apenas tienes 5 semanas.Aún no se nota ninguna forma familiar y todavía nos tardaremos otro par de semanas en percibir el  latido de tu corazón. Eres un frijolito.

En ese momento no pude evitar recordar un experimento que generalmente me asignaban  cada par de años  en la escuela primaria, cuando era niño. El asunto consistía en tomar un frasco vacío de mermelada, llenarlo con agua y  ponerle encima un trozo de algodón sobre el que se depositaba un fríjol.  Día tras día, era necesario tomar apuntes de los cambios sufridos por el fríjol en una especie de bitácora. La espera era insoportable y me impacientaba a montones pues  cada día me acercaba y los cambios que notaba eran ínfimos.  Pero de repente un día el granito empezaba a germinar sin detenerse y entonces me maravillaba de cómo algo tan pequeño pudiera contener cosa tan magnífica en su interior.

Eso espero para ti. Con la misma impaciencia desbordada, deseo que crezcas, que prosperes y te fortalezcas. Que reboses de salud y cada día tu presencia se note más. Que ese frijolito se convierta en el maravilloso ser que esperamos con ansias. Porque el doctor se equivoca.Puede que estés hace cinco semanas en este mundo, pero has vivido por años en nuestras mentes y corazones, en las historias que aún no termino de contar, en las esperanzas  y sueños de dos familias y los anhelos de un sinnúmero de amigos. Has vivido tanto que tienes nombres propios hace mucho.

Habrá quienes afirmen que no merezco tanta felicidad y no puedo estar más de acuerdo. Una bendición tan grande como tu es indigna de cualquier hombre. Y te voy a contar un secreto de adulto:nunca nadie está preparado para ser papá. Creo que a veces los niños buscan refugio en nosotros para mitigar su miedo sin sospechar que a lo mejor estamos más asustados que ellos mismos.  Hay tantas eventualidades que se escapan de nuestro control, tantas preguntas que no podemos resolver, un mundo que asusta tanto ahí fuera… ¿Pero sabes qué?  Estamos dispuestos a hacer nuestro mejor esfuerzo para ser los mejores padres que podamos. Porque no vas a nacer en una familia con mucho dinero, ni con fama o influencia. Tus papás van a ser unos ñoños incorregibles, llenos de defectos y manías. Ni siquiera te prometemos que vayas a ser bonito, con el material genético  de papá solo espero por tu bien que la belleza de mamita prevalezca. Lo único que podemos ofrecerte es la promesa de amarte hasta el fin de nuestros días y el compromiso de tratar de entregarte siempre lo mejor.

A mi mente viene la ilusión de tantos momentos  futuros que queremos compartir contigo: tus cumpleaños, tus halloween , tus navidades, tu primer día de colegio, los cuentos para leerte antes de dormir…pero también me asaltan las preocupaciones de los retos y las responsabilidades que entraña la paternidad.  Solo digo que si puedo ser la mitad de buen padre que tu abuelo Enrique, me daré por bien servido.

Ojalá la vida me dé la oportunidad de leerte esto en un futuro, cuando seas algo mayorcito y puedas entender un poco mejor la ilusión que albergaba al escribirlo y juzgar tu mismo que tan bien lo hemos hecho hasta el momento. A lo mejor te sonrojes y lo encuentres cursi o vergonzoso de escuchar, como nos pasa a todos en algún momento de nuestra temprana juventud.

Aún si es el caso, solo quiero que sepas  que, incluso antes de nacer,  estoy convencido  de que eres el mejor regalo que haya podido recibir  y que trataré de trabajar cada día, por hacerme merecedor del privilegio de tenerte en mi vida. Te esperamos con los brazos ( y las piernas) abiertos.
                                                                   
                                                                    ****
Nos enteramos de tu presencia el día del cumpleaños de mamita.

Lo confirmamos un día antes del día del padre.

Pero esperamos poder amarte cada día del resto de  nuestras vidas.

 "Todo lo que tengo, lo que he aprendido, mis sentimientos. Todo eso y más pasarán a ti, hijo mío. Seré tu compañero todos los días de tu vida, harás de mi fuerza la tuya, verás mi vida a través de tus ojos y yo la tuya a través de los míos.El hijo se convertirá en padre, y el padre... en hijo"


Bogotá, Junio 15 de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada